No vas a tener una casa en la prostituta vida (es que si pongo tacos no me deja publicarlo)

 

Ayer por la tarde-noche estuve con mi novia paseando por Gracia (un pintoresco barrio de Barcelona), y al salir de un restaurante libanés escuchamos un pase de un vídeo el la plaza del Diamant (creo). Nos acercamos y nos abordó una chica muy simpática que nos explicó que aquella película (de testimonios de gente que vivía en Gracia y sus dificultades económicas) formaba parte de la previa a la gran manifestación que harían en la Plaza de Cataluña hoy día 30 a la 18:00 por una vivienda digna. Además, nos dio un panfleto que era algo así como el de la foto.
 
En ese momento, tuve unas ganas enormes de interrogar a aquella chica, pero temí que tal vez no iba a saber respoderme y me parecía una tía maja. La idea es la siguiente: ¿en qué cabeza cabe una manifestación por una vivienda digna con un panfleto explicativo como ese (realmente esa foto es del cartel; el panfleto era igual pero apaisado)? ¿Qué pretendes conseguir? ¿Presionar a alguien? ¿A quién? ¿Sólo protestar?
 
Que nadie me interprete mal. Noy de esas personas que odian las manifestaciones porque sean cosa de vagos o no sirvan para nada (que se lo digan a Villepin), en absoluto. De hecho, aunque no soy asiduo, he asistido a varias, y para mi son una forma de presión. Es decir, son una manera de que alguien vea que si no toma una determinada medida va a tener a un montón de gente en su contra. Lo que ocurre es que, en este caso, me han dicho que van nosecuantasmil personas a manifestarse por una vivienda digna, y no entiendo a quién estamos presionando y qué queremos conseguir con esa presión. ¿Pretendemos que Dios nos escuche y utilice su divino poder para quitarle un cero al precio de cada piso? En ese caso sería más productivo ir a una iglesia y rezar.
 
Repito una vez más que no estoy en contra de las manifestaciones y que sí son útiles, lo que pasa es que en ellas se concentra muchas veces un montón de gente que se piensa que ir a gritar a la calle es sinónimo de luchar por sus derechos (y por los míos y los tuyos, que son así de generosos) y, hasta aquí, esta manifestación me parece que cumple con el tópico. Sí, la constitución dice que todos tenemos derecho a una vivienda digna, pero nada es tan sencillo. Y el que así lo piense, es que acaba de caer de un guindo. El precio de la vivienda esta caro en España por muchos motivos, algunos son difíciles de solucionar, como que somos un país pequeño y no sobra el terreno; y otros están relacionados con cómo está montado el tinglado, como el poder que tienen los ayuntamientos para decir dónde se construye qué. Sobre estos últimos motivos, sí pueden ejercerse medidas de presión popular. Es más, estoy dispuesto a apoyarlas, pero nadie se da por aludido si te manifiestas por la vivienda digna que te promete la constitución.
 
Buscando por la red, he visto que tras la manifestación de hoy esta la plataforma por una vivienda digna. Tengo que decir que, con los antecedentes, me esperaba un montón de jóvenes universitarios y post-universitarios con ganas de hacer un mundo más justo pero sin tener ni idea de cómo es el mundo que pretenden justificar (sí, ya sé que la palabra no está muy acertada). Me equivoqué. Se puede estar más o menos de acuerdo y hacer análisis más o menos sesgados o realistas, pero el hecho cierto es que detrás de esta gente hay un curro. Realmente no se dedican a llorar sino que dan razones y piden cosas concretas (y estoy de acuerdo con varias de ellas). 
 
Bien, pues visto todo esto, se me ocurren dos cosas.
 
La primera es que esta gente se ha equivocado con la filosofía de la manifestación, puesto que en vez de enfocarla hacia la presión sobre cosas concretas, que saben cuáles son, han hecho una llorera colectiva que ningún responsable va a escuchar.
 
La segunda es que, tal vez, esta manifestación no sea reivindicatia sino propagandística. Es decir, que quieran darse a conocer y aumentar sus filas. Cosa que no me parece mal en absoluto y que conmigo ha funcionado, puesto que pienso ir cuando hagan la de verdad.
 
 
y1p3jejz266xfcg1wxl3iipyebfxr-7lib5sopwqn0s9narxalmhn_32jgh5l_hyod9

Música, Pi y mucho tiempo libre

Directamente pirateado de CPA (http://www.curiosoperoconarte.blogspot.com/) dos curiosidades matemático-musicales que pasan de lo llamativo a lo incalificable.
 

Pasen y vean

Bueno, este es mi espacio, blog, bitácora, sitio donde escribir pajas mentales, o como quiera que se le llame. Sé que no hacía falta decirlo, porque para eso está Microsoft, pero es que no sabía cómo introducir mi artículo de presentación. El problema es que no soy lo bastante espabilado (¿o es despabilado?) como para hacer algo diferente a “Bueno,… “, “Hola chicos/as/amigos/as,…”, “Pues veréis,…”; al tiempo que no me gustan las cosas comunes, así que la solución es añadir todas estas tonterías.
 
La razón por la que hago esto, es esa necesidad de exteriorizar lo que siento o pienso, necesidad que creo que todos compartimos (me refiero a decir lo que piensa o siente uno mismo, no lo que siento o pienso yo. No, yo lo digo por si acaso). La verdad es que no sé con qué frecuencia voy escribir, ni cuántas veces lo haré, ni si los temas que trataré tendrán algo que ver entre si o incluso consigo mismos, pero sí puedo decir que me alegro de haber empezado… aunque ya me esté empezando a aburrir.
 
Y es esto va a ser como yo mismo: variable, voluble, cambiante y meditado; y espero que guste y que seáis muy sinceros a la hora de opinar.
 
Besitos amorosos.
 
Luis.
 
P.D: Lo del título del espacio no tiene por qué tener nada que ver con el resto de las cosas. Es, simplemente, lo que se me ha ocurrido en el momento. De todas formas, no es gratis sino que tiene una razón. Y la razón es que no me gustan las citas. Con “no me gustan” no digo que me disgusten, digo simplemente eso: no me gustan. Siempre hay alguna que hace más o menos gracia (“si fuera mujer, me pasaría el día tocándome las tetas”), pero, por lo general, no las entiendo. No sé, me parecen simplificaciones de conceptos, normalmente más complejos, que suenan bien y que suelen usarse para pavonear. Por cierto, que acabo de darme cuenta de que el tono no de este primer artículo es de lo más repelente. Bueno, supongo que es lo que me pedía el cuerpo y que ya habrá tiempo para ser amable, o romántico (¡ufff… ! esa palabreja merecería otro articulito), o cualquier otra cosa.
 
Alguno (o nadie) se estará preguntando por qué hago una post data tan larga; y pensando que tanta información da para hacer un párrafo del cuerpo principal. Bueno, pues eso: me ha venido ahora y así lo he escrito, puesto que soy voluble y bla, bla bla. Además, esto ni siquiera es una carta…