Disturbios lentos

Godspeed you! Black Emperor es una banda canadiense que se formó allá por el año 94, y es uno de los grupos referencia (junto con Mogwai, Sigur Rós y otros) de un movimiento musical independiente llamado post rock. Formado por un puñado de activistas anarquistas, su lista de miembros varía según el disco, así que no resulta fácil decir qué instrumentos forman parte de su ensalada musical. A grandes rasgos, podemos decir que hay una batería, un bajo, un par de guitarras distorsionadas, un violín, algún cello y un teclado; a lo que pueden sumársele en alguna ocasión xilófonos o trompas. Lo que no vais a encontrar nunca (hasta donde yo sé) es gente cantando. Como mucho fragmentos de entrevistas o de discursos callejeros.
Su música es del tipo que yo denomino “para gente sin prisas”. Me explico: los temas (no calificables como canciones) duran 10, 15, 20 minutos y, simplificando, suelen consistir en progresiones lentas de una melodía a otra, con trozos de casi absoluto silencio y otros de lo más ruidoso.
El disco de que quiero hablaros es Slow Riof for New Zero Kanada, un EP que contiene dos canciones y casi media hora de música maravillosa. El primer tema, Moya, es el que me pone la piel de gallina. Comienza con un violín tocando una suave melodía (que un imbécil calificó de satánica) y continúa con la introducción a lo que será la gran traca final. De hecho, da la sensación que la mayor parte de la canción (sí, ya sé que he dicho que no se les puede llamar así) te está preparando para el escandaloso desenlace, que es lo que creo que mejor puede definirse como orgía musical de todo lo que he escuchado en mi vida. El segundo tema se llama BBF3 o Blaise Bailey Finnegan III, que es el nombre de un tío que va recitando un supuesto poema de su invención, pero que, por lo visto, es la letra de una canción de Iron Maiden. Este corte sigue un poco la filosofía del anterior, aunque es algo más complejo y tiene más movimientos. Igualmente, resulta mucho más que emocionante.
Como curiosidad, la portada del disco son unos caracteres hebreos del Génesis 1:1-2: “sin forma y vacío”, refiriéndose al universo antes de que Dios se pusiera manos a la obra. Como buenos activistas, en la contraportada lo que tenemos son las instrucciones en italiano para hacer un buen cóctel molotov.
y1pjzhf-eara-0rllzgxc4w0f5csl8lx3_fv0txvcjffjrkaxxjpnarw7vxrqeomho1