Desde la estación central de Estocolmo, la anécdota del viaje.

Bueno, me acaba de pasar la anécdota del viaje (por Dios espero que sea realmente así; no quiero otra). Resulta que, tras haber pagado 95 eurazos por mi última noche en Estocolmo, me hallo en la estacion central para coger el autobús al aeropuerto. Decido conectarme al messenger para aprovechar lo que me queda de mi ticket y me encuentro con Lidia. “A qué hora vuelves?” Lo miro. 18:30 del martes que viene!!!!! Dios…

Bueno, pues ahora toca llamar al puto camping y rezar para que tengan sitio, porque aqui está todo copado. Mierda…

Anuncios

2 comentarios

  1. ¿Cómo sería ser objetivo?
    ¿El sujeto objetivo?
    ¿La subjetividad objetiva del sujeto?
    ¿El sujeto en tanto que objeto?
    ¿Subjetivamente objetivo (¿lo dije ya?)?

    ¿La extensión infinita del sujeto que conforma todo el objeto aprehensible? En cuyo caso, ¿no hablamos más que del auto-conocimiento del objeto, que se transforma en sujeto conocedor de sí mismo, como toda la extensión del universo auto-consciente? ¿Está sólo en la existencia el conocedor objetivo?

    Menudo lío objetivamente hablando.

    Salu2

  2. ¿Lo subjetivo es lo que está a la altura del cuello?
    ¿Cómo puede uno auto-conocerse si ya sabe las respuestas a las preguntas que uno mismo se formula?
    Si yo soy parte de ti como objeto aprehendido, ¿Me dejas las llaves de tu coche?
    ¿A qué huelen las nubes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: