Reformas en casa

Parece que el paseíllo de hoy me ha inspirado así que, tras reubicar la categoría de algunos de mis posts, he decidido cambiar el nombre del blog. Prohibido prohibir (… y otras frases estúpidas) ha muerto. Demos la bienvenida a El vertedero de desechos mentales. Donde continuaré escribiendo la misma sarta de gilipolleces de antes pero con un título más acorde. Espero que esto os anime a participar, mamonazos, porque voy a más de una visita diaria (que para un blog serio es ridículo pero a mi me gusta pensar que al menos una persona cada día mira lo que escribo) y el número de comentarios no está a la altura (aunque sí la calidad de los mismos, debo decir).

Por cierto, me alegro de haber cambiado el maldito título, porque no me gustaba un pelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: