Impaciente ando…

Esta semana empieza el único programa que me tiene enganchado de toda la parrilla televisiva: La Fórmula 1 (Granjero busca esposa no cuenta; fue un error, un desliz; yo no quería… lo juro, cariño…). Y este año sí que promete, porque con el nuevo reglamento, unido a que la parrilla está llena de jóvenes promesas (muchas de las cuales se van a quedar en eso) en vez de pilotos consagrados, la cosa está mucho más abierta. Es cierto que al final los buenos siempre son los mismos (Ferrari y McLaren), pero eso no deja de ser una inercia, no una situación fija, así que ya veremos cuánto tarda en llegar. Por otro lado, hay otras cosas interesantes.

Ferrari. Para mi son uno de los favoritos. Tienen un coche muy bueno y dos pilotos que también lo son; Massa dio un salto cualitativo el año pasado y Raikkonen parece que ha decidido ponerse a trabajar. Además, la sombra de Alonso creo que provoca un “efecto fusta”. El pero, de todas formas, son los propios pilotos. Cierto que han mejorado, pero la experiencia dice que Massa y Raikkonen son muy fallones. Ya veremos si no les puede la presión.

McLaren. Han empezado muy mal y el mensaje desde la escudería es que están por debajo del resto, aunque el último día de test marcaron un gran tiempo… ¡y son McLaren!, así que vaya usted a saber la realidad. Por otro lado están los pilotos. Hamilton y Kovalainen son buenos (Hamilton mucho) pero inexpertos y ese puede ser su punto flaco. De hecho (y ahora me voy a marcar el farol de mi vida) este año podemos ver algo muy interesante. Analicemos la situación. Dos pilotos inexpertos, uno de ellos un supuesto fuera de serie, estrella y niño mimado de la escudería y del país entero, pero que nunca ha tenido que currar. ¿Qué quiere decir eso? Ha estado con equipos ganadores desde los trece años, y en la Fórmula 1 siempre ha tenido dos personas que le han facilitado mucho la vida: Pedro Martínez de la Rosa y (especialmente) Fernando Alonso. Dos pilotos capaces de hacer un coche ganador. Alonso no estuvo el año pasado (donde el McLaren pasó del primer al segundo puesto), pero es que de la Rosa apenas estará en este debido a la limitación de kilómetros en las pruebas, razón por la cual se ha planteado cambiar de categoría. Eso quiere decir que la evolución del monoplaza estará en manos, desde el punto de vista del piloto, de Hamilton y Kovalainen. Interesante, ¿no?

Renault para mi es una incógnita. Este año parecen ir a por todas y tienen a Alonso hiper-motivado. Eso, unido a un equipo ganador debería ser demoledor. Pero claro, Renault es Renault, no McLaren ni Ferrari, así que ya veremos.

Brawn GP son la revolución del campeonato, pero que no se chupen las pollas aún: el coche está por encima de los demás pero se sabe exactamente por qué, así que o lo descalificarán o lo copiarán el resto de equipos (seguro que ya lo han hecho). Además, su presupuesto es de risa, así que veremos cómo se hunden poco a poco.

Toyota tiene un gran presupuesto y un gran coche, además de un “efecto fusta” muy importante: o ganan algo o los japoneses los mandan a paseo. De todas formas, nunca han despuntado demasiado pese a poner mucho dinero encima de la mesa.

Williams es un caso parecido al Brawn pero no tan extremo ni en presupuesto ni en la rapidez del coche.

Sobre BMW no se ha hablado mucho. Aunque fueron los primeros en presentar un monoplaza con configuración del 2009 y todo el mundo dice que estarán arriba, las predicciones no pasan de ahí.

Red Bull y Toro Rosso. Dos coches idénticos con motores distintos (Renault y Ferrari) y la firma de Adrian Newey (sobran las palabras). Tampoco se ha hablado demasiado, pero se dice que son buenos. Mención aparte merece Sebastian Vettel, la única de las jóvenes promesas que parece ser algo más que eso.

Force India. Ni guarra. En serio, ni guarra.

Así las cosas, doy gracias a Dios de que la Fórmula 1 no coincida en la tele con Fama, Se ha escrito un crimen, CSI o cualquier cosa de esas cosas que les encantan a mis compañeras de piso (a mi no, yo sólo veo tele de calidad; que sí, que eso fue un desliz… lo juro por Dios… ¡No! ¡Hombres, mujeres y viceversa no lo sigo! ¡A eso no se le puede llamar seguir!) porque así puedo disfrutar como un loco de mi deporte favorito. Ganas tengo de que empiece…

Anuncios

2 comentarios

  1. yo estoy bastante convencido (todo lo que se puede estar) que alonso va a ganar el mundial para luego dar el salto a ferrari. conste que, aunque mi antialonsismo radical ha pasado a mejor vida, tampoco es que ahora sea un alonsista empedernido.

    interesante análisis. ah! y doy fe de que no fue ningún desliz granjero busca esposa, ya que fueron varias veces las que sucumbiste a sus encantos. por no hablar de hombres y mujeres y viceversa o como se llame

  2. ¡No es verdad! Si fueron varias veces es porque estaba ahí, provocándome una y otra vez…. Dios, qué he hecho…

    Yo no sabría por quién apostar: Ferrari, McLaren, Renault, Toyota… buff… complicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: