Highway to… Where?

Esto es lo más curioso que me ha pasado desde que estoy en Londres. Y realmente pasar, lo que se dice pasar, no ha pasado nada.  El caso es que me he apuntado a una historia para hacer intercambios de idiomas, es decir, yo practico inglés con alguien que, a su vez, practica español conmigo (esto es para hacer tiempo mientras pensáis que debería haber pedido francés). Bueno, pues me ha contestado alguien que dice que cambia su inglés por mi conducción. Que resulta que tiene que hacer unos viajes a Edimburgo y quiere que le acompañe alguien para turnarse al volante. No sabía si contestarle o no, pero finalmente le dije algo tan tibio como que me había sorprendido su propuesta, que no sabía qué iba a hacer durante los próximos meses, y que igual podíamos hablar por skype a ver si somos la clase de persona con la que el otro desearía estar encerrado en un coche durante horas. Su respuesta ha seguido un poco la línea de la situación: que sí, que ya, que una vez había una chica que que estaba interesada y parecía maja pero que luego le dijo que le asustaban las autopistas, y que si quiero traerme a alguien o visitar a alguien de camino, que cojonudo. Ah, y que se llama Keith.

La verdad es que no sé si seguir con esto o dejarlo aquí. Y si sigo, no sé cómo.

Anuncios