Dios es culé

Estaba yo satisfecho, con mi mala leche canalizada y preparándome para disfrutar de todo esto con un buen plato de ensalada especial de la casa, cuando, justo antes de dar el primer bocado, se me rompe un vaso de coca-cola, cayendo encima sus minúsculos trocitos de vidrio. No sé qué pensáis vosotros, pero yo, por si acaso, lo interpreto como una señal divina que me dice que como me vuelva a meter con el barça va a pasar algo.

Así que, en virtud de mi seguridad personal: Força barça!!

P.D: Teniendo en cuenta que ha usado un vaso de coca-cola… ojito los anti-sistema.

Anatomía: Hoy huevos y culo

Os voy a contar una cosa: hoy tengo los huevos un tanto hinchados. No sabría decir por qué exactamente aunque se me ocurren unas cuantas cosas que lo han facilitado. Y como resulta que tengo los huevos hinchados, me aptece mogollón despotricar de algo, así que voy a hacerlo de los culés. Así directamente.

Panda de pesaos de los huevos, dejad de tocarnos las narices a los demás, que no tenemos por qué aguantar según qué. Que me la sudan los siglos de injusticia contra vosotros y las persecuciones desde tiempos de los romanos. No tengo una erección cada vez que suena tu himno (de hecho me parece una puta mierda de himno). Me da igual que te sientas ultrajado cuando un periodista deportivo (cuyo trabajo es hablar de gilipolleces) dice algo que va contra ti y los tuyos. Vamos, que al próximo culé al que oiga quejarse de que su novia tiene la regla y lo paga con él le suelto una hostia. Así directamente.

Y los merengones que sonriáis leyendo esto que sepáis que sois en un ochenta por ciento el mismo coñazo, pero que como vivo en Barcelona tengo que aguantar las iditoteces de esta gente. 

Bueno, ya me he quedado tranquilo. Gracias Alberto por tu ayuda e inspiración. Paz y amor a todos.