He cagado en sitios que vosotros no creer’iais…

Cuando todo parec’ia ir bien. Cuando los augurios indicaban que el sticky rice que llevo comiendo los ‘ultimos cuatro d’ias iban, finalmente, a aplacar la c’olera de shiva ubicada en mi colon, va y… Bueno no voy a entrar en detalles. Pero lo que m’as me jode es que hoy ten’ia previsto comer ranas y grillos, y me da que no va a poder ser, aunque me estoy planteando que, dado esto va a durar todo el viaje, m’as me vale adaptarme a ello: puedo curar muchas diarreas, pero no puedo comer murci’elagos en demasiados sitios.

Hay que reconocer que ayer hice un alto en la dieta y me puse hasta el ojete de pescado y marisco del Mekong por unos miserables siete euros. Tal vez haya sido eso, pero por Dios que ha merecido la pena.

Hoy, en un templo, un monje me han puesto una pulsera que debe darme suerte durante tres d’ias. Me conformo con que no me de cagalera…

Anuncios